Blog

Imprimir
PDF

LA ESTERILIZACIÓN DE NUESTRAS MASCOTAS

La esterilización consiste en la eliminación de la capacidad de reproducción, tanto en una hembra como en un macho. Es un procedimiento muy habitual en animales domésticos, ya que presenta muchas ventajas y muy pocos inconvenientes a corto y a largo plazo.

 

Como ventajas podemos destacar:

 

  1. Prevención de enfermedades. Castrar a un animal, sea macho o hembra, previene muchas enfermedades, como tumores mamarios, infección de matriz o problemas que dependen de hormonas en caso de hembras. En caso de machos, se previenen problemas de próstata, tumores testiculares y problemas dependientes de hormonas. Analizaremos con más detalle este punto en el siguiente artículo.
  2. Comportamiento. Se reducen los comportamientos no deseados, como la agresividad con otros machos o el marcaje con orina. Hay que tener en cuenta que castrando a un animal se modifica el comportamiento que dependía de hormonas en ese animal, pero en el comportamiento también influyen la educación y la genética del animal, por lo tanto si un animal es agresivo por uno de estos dos factores, no se solucionará castrando.
  3. Reproducción. Si castramos a nuestro animal, no podrá tener descendencia. Esto es importante, sobretodo en caso de montas no deseadas, ya que hay un serio problema de sobrepoblación en las protectoras y abandonos. Además hay que tener en cuenta el gasto económico si una hembra se queda preñada (ecografías, radiografías, analíticas, posible cesárea…) y qué haremos con los cachorros una vez los destetemos. No es verdad que tener almenos un parto aporte beneficios a una hembra, ya que no hay ningún estudio que lo demuestre. Si queremos que nuestro perro tenga descendencia, tenemos que tener todo esto claro.

 

El único inconveniente descrito en la esterilización, tanto en machos como en hembras, es el sobrepeso. Los animales castrados, tienen, en general, más tendencia a engordar. Esto se puede evitar o reducir con piensos especiales para castrados, que tienen menos aporte calórico.

 

¿Cuando castrar a un animal?

La cirugía de castración se puede efectuar a partir de los 5-6 meses de edad y durante toda la vida del animal si no hay ninguna patología que impida una anestesia. Igualmente, se recomienda realizarla cuanto antes mejor, ya que es más efectiva a la hora de modificar el comportamiento en machos. En hembras, si castramos antes del segundo celo es cuando se evitan los tumores de mama a largo plazo. Las otras patologías se previenen igual independientemente de la edad a la hora de castrar, pero si castramos a una hembra antes del primer o del segundo celo, además de todas las otras patologías, estaremos haciendo prevención de tumores de mama. Además, siempre es más segura una anestesia en un animal joven que en un animal geriátrico.

 

Seguridad del procedimiento

Tenemos varios factores que hacen que esta cirugía sea de las más seguras que se practican en veterinaria:

  1. El chequeo preoperatorio. Lo primero que se hace unos días antes de la cirugía es un chequeo preoperatorio completo, que incluye una exploración completa del animal; una analítica completa, donde se puede ver, además de otros parámetros, el funcionamiento del hígado y del riñón, que son los órganos que metabolizan la anestesia; un electrocardiograma, donde se observa el funcionamiento del corazón; una radiografía de tórax, que indica el tamaño y forma del corazón y de la tráquea, importante para la intubación del animal; y un urianálisis, donde se determina la capacidad del riñón para concentrar orina y se descartan enfermedades como infecciones de orina o cristalúria (cristales en orina que pueden indicar que el animal tiene una piedra en el aparato urinario). Todas estas pruebas nos permiten detectar problemas que pueda tener el animal, aunque no presentara ningún síntoma, y nos permite solucionarlo antes de llevar a cabo la cirugía, haciendo así la anestesia más segura.
  2. La edad y estado del paciente. La esterilización se practica la mayoría de las veces en animales jóvenes y sanos. Esto hace que la anestesia sea mucho más segura que una cirugía de un animal enfermo. En caso de animales de edad más avanzada o con alguna patología, se utilizan procedimientos especiales en la anestesia y en la cirugía para reducir al máximo el riesgo quirúrgico.
  3. La monitorización durante la anestesia. Es muy importante monitorizar al paciente durante una anestesia para así poder actuar enseguida en caso que algún parámetro se descontrolara. En nuestro hospital tenemos un equipo completo de monitorización en quirófano, que incluye: temperatura del animal, presión arterial, pulso y electrocardiograma, valores y curvas de oxígeno y dióxido de carbono y frecuencia respiratoria. Además el animal está en todo momento intubado y con el respirador automático, que permite oxigenar al paciente adecuadamente.
  4. Es una cirugía muy habitual. El procedimiento quirúrgico es sencillo y se practica a diario en nuestro hospital, además los veterinarios que llevamos a cabo estas cirugías estamos bien formados en esta especialidad y, al ser una cirugía frecuente, tenemos mucha experiencia en realizarla.
Imprimir
PDF

CAMPAÑA ESTERILIZACIÓN 2016

La esterilización o castración de las mascotas es un procedimiento quirúrgico rutinario en veterinario. La castración de gato y la castración de perro es una cirugía menor pues no se accede a la cavidad abdominal, a diferencia de la esterilización de gata y la esterilización de perra que si es necesario este procedimiento. Con un buen chequeo preoperatorio nos aseguramos del buen estado del paciente a la hora de anestesiarlo.

 

¿Tienes un gato? Pincha aquí
¿Tienes una gata? Pincha aquí
¿Tienes un perro? Pincha aquí
¿Tienes una perra? Pincha aquí

Imprimir
PDF

LE PASA ALGO A URKO?

Canisi felis - medicina preventivaComo comentamos en la anterior entrada del blog, la medicina preventiva es fundamental para detectar alteraciones en nuestras mascotas antes de que lleguen a desarrollar una enfermedad. De este modo podremos tratarlas a tiempo y mejoraremos la calidad de vida de nuestros animales.

En la sección de hoy pondremos el caso de Urko como ejemplo.

Cada vez que visitamos a un animal, le hacemos un examen físico general y entre otras muchas cosas, le auscultamos el corazón.  Cuando Urko vino a vacunarse y lo auscultamos, en lugar de escuchar  el sonido normal de un corazón (“bum bum”) le auscultamos un soplo (“bum ffff”).  Esto significa que una o varias de las válvulas del corazón no se está abriendo y cerrando adecuadamente, por lo que la sangre no fluye por las distintas partes del corazón como debería y por eso oímos este sonido parecido a un soplido.

Cuando se detecta un soplo, es importante saber si a pesar de esta alteración, el corazón sigue cumpliendo con sus funciones, o de lo contrario, está impidiendo que trabaje correctamente. El corazón tiene la función de bombear sangre para que llegue correctamente a todas las partes del cuerpo. Cuando esto no sucede, decimos que el paciente tiene una insuficiencia cardíaca. Ésta puede producir distintos síntomas, que variarán en función de la cantidad de sangre que el corazón pueda bombear; cuanto menor sea esta cantidad, más grave será la insuficiencia cardíaca. Algunos de estos síntomas son:

  • Intolerancia al ejercicio: veremos que el animal se cansa al hacer ejercicio puesto que el corazón no es capaz de bombear suficiente sangre hacia los músculos y por tanto estos no reciben la energía ni el oxígeno necesarios para hacer ejercicio.
  • Debilidad:  si la insuficiencia cardíaca es más grave, podemos encontrarnos con que el animal no se pueda tener en pie o le tiemblen las patas al andar.
  • Tos: como explicaremos más adelante,  el corazón puede aumentar de tamaño y llegar a comprimir los bronquios y provocar tos.
  • Síncope: es parecido a un desmayo, los animales pierden la conciencia debido a que no está llegando suficiente sangre al cerebro.
  • Disnea:  es una alteración de la respiración, como si se ahogaran. Se produce debido a que el corazón prácticamente no puede bombear sangre, de manera que la sangre no avanza por el sistema circulatorio, se va acumulando  en el corazón y finalmente se acumula en los pulmones. Cuando esto sucede los pulmones se llenan de líquido (edema pulmonar) y el animal no puede respirar correctamente.
Imprimir
PDF

LA MEDICINA PREVENTIVA (PARTE 2)

Continuamos explicando los aspectos incluidos en el mantenimiento de nuestra mascota

Canis i Felis - amamos los animales

 

Prevención de enfermedades periodontales

Con el paso del tiempo pueden aparecer patologías de los dientes y de los tejidos que sujetan el diente, algunas leves pero otras más graves. Por otro lado, el sarro que se va acumulando y no se elimina de forma rutinaria luego requiere de limpiezas de boca más exhaustivas y bajo anestesia.

 

La dieta

Escoger una dieta correcta es importante para un desarrollo adecuado de nuestra mascota en crecimiento, para el tratamiento de algunas patologías y para la prevención de la obesidad. A lo largo de la vida del animal es posible que los requerimientos vayan modificándose y, por eso, es importante una atención personalizada y constante en este aspecto.

 

Chequeos rutinarios

Según la edad es necesario cierto tipo de controles pero, sobre todo, es importante a partir de cierta edad en que nuestra mascota ya es considerada como "geriátrica" y necesita chequeos más frecuentemente para prevenir alteraciones cardíacas, respiratorias y óseas, entre otras.

 

Prevención de Leishmaniosis

Ésta es una enfermedad parasitaria de amplia distribución geográfica que puede presentarse en el animal de muchas maneras y que puede llegar a ser muy grave comprometiendo la vida de nuestra mascota.

Se transmite por la picada de un insecto que hace de vector, se multiplica rápidamente y pasa hacia otros órganos dando síntomas inespecíficos que hay que controlar y distinguir de otro tipo de enfermedades.

El tratamiento puede ser muy eficaz si se diagnostica pronto, por eso es importante las visitas periódicas al veterinario. Además, estos controles periódicos también son importantes para detectar a tiempo recaídas de un animal que ya ha estado en contacto con el parásito.

El desarrollo de esta enfermedad depende de la infección pero también de la respuesta inmunitaria de nuestra mascota, para ello existen diferentes productos que nosotros como veterinarios adaptaremos de la mejor manera a vuestra mascota.

Imprimir
PDF

LA MEDICINA PREVENTIVA (PARTE 1)

La labor que ejercemos como veterinarios no se basa únicamente en ocuparnos de curar enfermedades de nuestras mascotas, también tratamos de evitar que aparezcan estas enfermedades o que se agraven ya que es muy importante intentar detectar el problema lo antes posible, antes de que haya un proceso más avanzado. Es lo que llamamos medicina preventiva.

Por tanto, las visitas a lo largo del año y los chequeos rutinarios son muy importantes, sobre todo a partir de cierta edad para poder tratar un problema antes de que la enfermedad se establezca.

Según la edad de nuestra mascota, la zona geográfica donde se encuentre, la época del año y otros parámetros es aconsejable programar visitas y controles de manera periódica en los que, además de explorar el estado físico general del animal y detectar problemas a tiempo, podremos hacer tratamientos preventivos.

A continuación se detallaran algunos aspectos que engloban el mantenimiento de nuestra mascota:

 

La vacunación

No existe un programa de vacunación universal y nuestra labor como veterinarios está en adaptarnos a vuestra mascota dependiendo de:

  • la edad del animal.
  • la procedencia del animal.
  • el estado de vacunación: mientras el cachorro tenga anticuerpos de la madre no vacunaremos para no interferir con éstos.
  • la situación epidemiológica: según la zona geográfica donde vive el animal la presencia de enfermedades puede ser diferente.
  • el modus vivendi del animal: sobretodo en gatos, no es lo mismo un gato de interior que uno de exterior.
  • el estado sanitario del animal: la vacunación sólo es efectiva si el animal está sano, desparasitado y con un sistema inmune maduro. Vacunar demasiado tarde significa dejar a nuestra mascota sin protección durante un tiempo.