Imprimeix
PDF

UN GAT A CASA

Canis i Felis - gato en casaHasta hace algunos años, el cariño y afecto hacia un propietario, era algo que se creía que un gato no podía sentir. Sin embargo actualmente el gato ya disfruta de una posición similar al perro, antiguo compañero del hombre.

El modo de vida de las personas y el poco tiempo disponible a la dedicación de una mascota, ha hecho aumentar el número de gatos en nuestros hogares.

No obstante, no deja de ser el “paciente pobre” de la medicina veterinaria. Pensar que como normalmente está confinado en un piso, sin contacto externo con otros animales, no excluye que tenga que tener sus cuidados y sus visitas regulares al veterinario.

Al incorporar un animal a nuestro núcleo familiar hay muchos factores a tener en cuenta y la asimilación de mucha información. Sera papel del veterinario dar y filtrar esa información para garantizar una buena salud del felino.

No se trata solo de cubrir las necesidades básicas de alimentación, sino de estar informados sobre sus hábitos, comportamiento, etapas de desarrollo, enfermedades infecciosas y parasitarias, reproducción, prevención...

Es muy importante hacer una visita al veterinario lo antes posible. Una semana después de adquirir el gatito es un buen momento. En ese tiempo el animal se habrá podido adaptar y el propietario habrá podido observar el comportamiento y si expresa algún síntoma de enfermedad. Si a la llegada se observan  problemas respiratorios, diarrea, rascado de  los oídos o caída del  pelo en zonas puntuales es muy recomendable llevarlo lo antes posible a un centro veterinario para su valoración y un tratamiento adecuado.


Add this to your website

Escriure un comentari


Códi de seguretat
Actualitzar