Imprimir
PDF

LE PONGO EL CHIP PORQUE LE QUIERO

Canis i Felis - microchipEl microchip es un pequeño dispositivo que se coloca al animal bajo la piel del cuello que tiene el tamaño de un grano de arroz. El proceso de implantación debe realizarlo un profesional veterinario mediante un inyector especial (el proceso es similar a la colocación de una vacuna). Este proceso es muy rápido y para muchos animales es totalmente indoloro. Otros, normalmente los de raza pequeña, tienen una molestia al momento de implantarlo pero una vez puesto, ya no lo notan. Se coloca una vez en la vida y es para siempre.

Cada chip contiene el DNI del animal con una serie de números única que se relaciona con los datos del propietario y es necesario un “lector de chips” para detectarlo. Esta información hay que registrarla en la base de datos del censo que tiene cada Comunidad Autónoma (esto es lo que llamamos “dar de alta el chip”). Un chip puesto pero sin darlo de alta no sirve para nada. Por eso es tan importante si, por ejemplo, adquirimos o compramos un animal en una tienda que lleva el chip, darlo de alta en un centro veterinario con nuestros datos, porque si no ese número de identificación no estará relacionado a ninguna información.

También es importante notificar cualquier cambio de datos (teléfono o dirección nuevos) o cambio de propietario.

La ley obliga a identificar a perros, gatos (incluidos los que no salen de casa) y hurones. Además, el ponerlo solo tiene beneficios:

  • Demostrar que eres el dueño.
  • En caso de pérdida del animal, mediante el lector, las autoridades pueden identificar y localizar al propietario.
  • Evitar el abandono (la ley sanciona el abandono y el maltrato animal)

Es cierto que lo más rápido para que un animal perdido vuelva a casa es una chapa con uno o dos números de teléfono colgada del collar, pero el microchip es lo más seguro. La chapa puede caerse, que ese día no lleve puesto el collar porque estaba dentro de casa o, aún peor, que alguien se la quite porque lo haya robado. Si alguien roba un perro que por su desgracia no lleva chip, puede ir a un centro veterinario y ponerlo a su nombre y una vez hecho esto, ya no hay manera legal para que este perro vuelva con su verdadero propietario.

 

Desde Canis i Felis, nuestra firme recomendación es que si tu animal no lleva el microchip, lo pongas, es la única manera de estar tranquilo frente a posibles extravíos y de protegerle.

Consulta nuestra promoción para identificar tu mascota este mes clicando aquí
Canis i Felis - Anna Mendoza
Ana Mendoza

Add this to your website